Imagen Corporativa

5 factores claves que determinan una buena imagen corporativa

El mundo actual de los negocios es complejo y cambiante. Un escenario en donde se está en constante competencia y evolución. En donde todo proveedor se convierte inmediatamente en un competidor. No es suficiente ofrecer un producto o servicio sino también hacer uso de una serie de métodos para lograr posicionarse y mantenerse a través de los años.

Es en este panorama en donde cobra protagonismo la construcción de la marca o la imagen corporativa. Algo que va más allá de simplemente ofrecer soluciones a los clientes. Hay que estar presente en la mente del público, ya sea para ser percibidos o al menos para ser considerados como una opción.

Infografia-01

Por todo lo anterior es importante conocer los factores claves que determinan una buena imagen corporativa:

  1. Identidad: así como las personas tienen derecho a una identidad, las empresas también. Es indispensable, por pequeño que sea el negocio, que tenga un nombre y un logo con el que los clientes puedan identificarlo.  Quienes representen a la empresa también deben estar identificados, las tarjetas de presentación con la información básica de contacto como teléfono, dirección y, en caso de tenerla, página web y correos electrónicos.
  2. Presencia: tanto los dueños como los trabajadores de la empresa, mientras estén trabajando se convierten en representantes de la compañía, por ello, las reglas básicas de aseo personal y vestimenta  son de carácter obligatorio.  No es cuestión de invertir decenas o cientos de dólares en asesores de imagen, sencillamente un buen peinado o cabello recogido, para las damas, y un buen corte de cabello para los caballeros. Las uñas bien recortadas, pies cubiertos y vestimenta limpia y adecuada, o sea, nada de shorts, falditas, escotes, ropa rota y manchada.
  3. Aseo: la limpieza del local es otro factor determinante cuando el cliente va a tomar la decisión de comprar, si éste nota que todo se maneja con higiene, sentirá la confianza de comprar el producto o servicio.
  4. Organización: invertir en un buen organizador, armario o archivador es una excelente decisión, no hay nada más incómodo para un cliente que visitar un lugar donde no haya orden. Además de ayudar a la imagen de la empresa en forma general, también sirve para poder llevar un control del uso de los productos y maximizar su uso, evitando pérdidas de equipos, materiales o productos necesarios para la operación del negocio.
  5. Expresión: la forma de comunicación dentro de la empresa debe ser adecuada al tipo de negocio, pero nunca informal, es decir, incluso cuando el cliente sea un conocido, el respeto ante todo. Cuando necesite atender situaciones personales o por teléfono, lo adecuado es hacerlo lejos del cliente, de no poder alejarse, simplemente evite atender la situación hasta que el cliente se haya ido.  No utilice palabras obscenas y nunca haga anuncios con faltas ortográficas, consulte a su diccionario sin mayor problema, de hecho el diccionario es nuestro mejor amigo. El saludo y la despedida son esenciales. Para cualquier comunicación, utilice siempre palabras adecuadas, recuerde siempre que estará hablando en nombre de su empresa.

En conclusión, hay que tener siempre presente que una compañía no sólo es lo que vende u ofrece, sino también lo que de ella se percibe. Una imagen sólida y representativa de su actividad y su filosofía de trabajo, constituyen un valor fundamental a la hora de posicionarse en el sector y de diferenciarse de la competencia.

Please follow and like us:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *