5. El Precio No es lo Primero

El enfoque del proceso de sucesión está en ‘la continuidad del negocio’ y ‘trabajos para mis empleados’. No importa cuál sea su intención, ya sea vender, retener o transferir la empresa, estas metas no cambian. El obtener el mejor precio de venta no es lo primero a considerar, más bien lo es el producto del enfoque en la continuidad del negocio y continuidad de trabajo para los empleados.

La sucesión se trata de apuntalar y hacer crecer el valor del capital de la empresa. Esto se logra proporcionando certeza (la expresión ‘el valor capital recae en la certeza’ es muy cierta), identificando los factores determinantes del valor del capital de una empresa e invirtiendo en ellos. Cuando los factores determinantes del capital son identificados, las preguntas que usted tiene que hacerse para asegurarse de que estén correctamente identificados, son:

• ¿Son nuestros?
• ¿Pueden transferirse?
• ¿Son duraderos?
• ¿Proveen mayor valor para el cliente y por tanto más competitividad?

La competitividad de cualquier negocio recae en sus empleados y en la relación con los líderes, por lo tanto un enfoque en ‘continuidad de trabajos para mis empleados’ establece la competitividad de cualquier empresa.

Si usted se enfoca en la continuidad del negocio y trabajos para sus empleados, de hecho está llevando el enfoque a los factores determinantes del valor capital de su empresa, que a su vez apuntalan el precio de venta en caso de que un día decida vender.

Pregunta:

¿Es su enfoque absoluto la continuidad del negocio y trabajos para sus empleados?